dsc 0469

Me siento frente a la computadora con la consigna de responder la pregunta que encabeza este texto. Parece fácil, pero condensar en palabras y sintetizar la experiencia está lejos de ser sencillo.

Empezar por lo que parece obvio siempre ayuda. Ser la primera «Becaria PNK» se inició como una apuesta que devino en sorpresa e inmediatamente después, en una gran alegría. Al tiempo, también se transformó en un reconocimiento y un impulso pero también en un orgullo y en una grata responsabilidad.

¿Cuál era mi apuesta? Me encuentro elaborando mi tesis de Maestría, cuyo tema de estudio es una de las medidas de política exterior que mayor asombro e interés me despertaron del gobierno de Néstor Kirchner: la cancelación anticipada de deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En mi perspectiva, esta medida simboliza uno de los cambios de paradigma que Kirchner inscribió en la política exterior argentina y que hoy, afortunadamente, es un consenso mayoritario en la región: la búsqueda de mayores márgenes de autonomía para la consecución de un modelo de desarrollo basado en la reducción de las desigualdades sociales, modelo que, complementariamente, debe ser defendido desde la misma política exterior. La Beca se inspira en su legado, mi tesis lo tiene como principal protagonista, qué mejor que hacerlos confluir.

Como ven, mi expectativa inicial era bastante concreta: buscaba críticas constructivas, buscaba debate, buscaba problematizar el camino que venía tomando mi trabajo en una de las comunidades académicas que más había trabajado la vinculación Estados-FMI y sus efectos y en una Universidad que se prestigia no sólo por su alto nivel académico, sino por conocer y aprehender la realidad y perspectiva latinoamericana. Buscaba intercambio, salir de la soledad de la escritura para poner el trabajo sobre la mesa, pensarlo a partir de las reflexiones y diagnósticos de otros y enriquecerlo con novedosos enfoques.

Sin embargo, una vez en la New School, me di cuenta que esta Beca representa una oportunidad que excedía ampliamente mi expectativa. Durante quince días ser la «Becaria PNK» me permitió enriquecerme de una manera que no esperaba.

Para empezar, la avidez y el interés que percibí por mi trabajo y mis ideas fue absolutamente motivador, al igual que la generosidad que pude percibir en cada encuentro de trabajo. Tuve acceso, intercambié y debatí con gente de alto prestigio que me trató con el respeto que merece un par y con la calidez y paciencia que también provoca alguien que no tiene tanto camino recorrido. No me sentí una invitada, «fui parte».

Pude presenciar el debate de varios de esos grandes, sobre mis ideas. Un verdadero lujo. Tuve apoyo y fui incentivada para que mi trabajo mejorara a partir de los aportes de nueva comunidad que valora las ideas, que quería escuchar y conocer.

Fue una oportunidad de relacionarme con una gran ciudad, Nueva York, sus lógicas, sus costumbres, sus códigos, su gente. Puede sonar frívolo, pero descubrir, conocer y convivir otras realidades es una experiencia profundamente enriquecedora. La Beca también se lo propone y fue logrado con éxito

De vuelta en Argentina, esta beca también se ha transformado en muchos libros que leer que esperan impacientes en mi escritorio. En ideas y proyectos a desarrollar. En nuevas apuestas.

Así, esta Beca es una simple y grandiosa oportunidad. Lo es para todos/as, los que creen que Néstor Kirchner fue un transformador y comulgan con sus ideas, como para los que no. Sin importar el lugar en dónde cada uno se encuentre, ser un «Becario/a NK» también implica una responsabilidad, la de formarse y utilizar todo lo aprendido como una herramienta en beneficio de las mayorías de cada uno de nuestros países y de nuestra región, donde sea que nos toque estar. Significa ser un profesional comprometido con sus ideas. Significa hacernos cargo del lugar que ocupamos y podemos ocupar en la historia de nuestros pueblos.

Esta «Red de Becarios» comienza a construirse. Mi sugerencia, «pasen y vean».

Buenos Aires, diciembre de 2011 


 Conozca más sobre el Programa Beca Presidente Néstor Kirchner 

Este programa es apoyado por la JULIEN J. STUDLEY FOUNDATION
y la UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN MARTIN